¡¡DÍA 100!!

Ufff

100 días. 100 días a mis espaldas.

Se supone que tengo que hacer una especie de resumen o de reflexión, no?

Llevo buscando esto toda mi vida sin saberlo de jovencita y siendo consciente pero sin saber como de más mayor.

Conocer a Mireya @miss_lios ha sido una de las mejores cosas que me ha pasado para llegar hasta aquí, con más o menos éxito.

Pero hoy la história va a ser la del antes de dar con ella.

Yo siempre he sido una niña con kilos de más, no nací gorda, Y soy muy consciente de que mi problema ha sido a raíz de una mala educación alimenticia (no le echo la culpa  nadie porque quizás en aquellos años mi familia no tenía la información que tiene ahora y siempre lo han hecho lo mejor posible, de hecho mis hermanos tienen una constitución perfecta sin kilos de más, así que el problema soy yo, siempre he sido yo.) no le puedes dar a una niña de comer lo que quiera, no le puedes preguntar que le apetece comer a una niña pequeña.

No voy a contar como crecí porque lo hice en la primera entrada del blog.

Siempre recuerdo haber comido de manera compulsiva y mucho y siempre querer más "nena, no tienes fondo". Sin saberlo, cada vez que lloraba porque me peleaba con alguien o me enfadaba o estaba triste iba a la nevera. Yo he ido de noche y a escondidas a la cocina a coger lo primero que pillaba y volver a mi habitación.

No empecé a sentirme mal por ello hasta mi adolescencia. He tenido la inmensa, INMENSA suerte de que nunca nadie se ha metido conmigo con mi sobrepeso en el instituto ni nunca. Pero si bien es cierto he tenido la experiencia de tener 13/14 años, de que me gustara un chico de clase y de escucharle decir a escondidas "si es muy simpática, pero está gorda..."

En esa época empecé a sentirme mal por comer. Alguna vez se me ha pasado por al cabeza vomitar, lo he intentado y no lo he conseguido. ¡Y eso me hacía sentir peor!

Al crecer un poco esa tontería se me quitó, seguía comiendo como siempre, seguía comiendo a hurtadillas en mi habitación pensando que no era tan malo, de hecho hay una palabra en catalán que es "resopó" que se refiere a comer después de cenar y yo me he llegado a sentir mejor refugiandome en esa palabra.

Crecí y mis kilos también, me pusieron ortodoncia y esa fue mi salvación porque ya no podía comer igual, perdí mucho peso, mucho...tanto que en casa llegaron a asustarse y me llevaron al médico, era completamente normal me apretaban el aparato mensualmente o cada 3 semanas y dolía y os aseguro, y las que habéis o lleváis aparatos me comprenderéis que comer con ellos no es muy agradable.

Y en esa época, con 18 años conocí el amor. Todo fue bien hasta que me retiraron la ortodoncia. Gané peso. El chico me dejó, dijo que ya no me quería y juró y perjuró que no era por el peso. Yo no me lo creí.

Entré en una depresión y volví a bajar mucho peso ((nota: acaban de llegar mis padres de ver a mi abuela que ha llegado del pueblo y vienen cargados de dulces y algún choricillo T_T FUERZA!!)) y lo volví a recuperar.

Pasé los 3 meses más negros de mi vida (después del fallecimiento de mis abuelos) y entonces conocí a alguien que sin yo saberlo un año y poco más después se convertiría en el que hoy es mi prometido y le debo tanto... Yo tardé un año en recuperarme.

Y en ese año recurrí a cosas, a métodos que nunca había pensado que recurriría. Mi maravilloso mundo del Yo (como yo le llamo con cariño) y la meditación profunda. Mi hermana mayor tuvo hace años problemas de nervios y nosotras somos muy naturistas para eso, no nos gustan las pastillas ni nada de eso. Ella hizo yoga, entre otras actividades y actualmente es maestra de sanción reikki.

Y me recomendó que intentara hacer lo mismo.

Me resultó sorprendente como des de la primera sesión (empecé con meditaciones guiadas de 10 minutos y fui aumentando) empecé a encontrarme mejor conmigo misma.

Lo tomé como una rutina, cada noche. Hasta volver a sentirme bien conmigo misma, hasta poder volver a empezar la que sería la mejor relación sentimental de mi vida.

El tema de comer compulsivamente desapareció, pero seguía comiendo lo que me daba la gana. Era una gordita feliz, aunque suene raro, pero me adueñé del lema "la felicidad engorda" y así pasaron años. Comiendo compasivamente solo en contadas ocasiones (ansiedad y tristeza, nervios, sensaciones que con mi chico habían desaparecido prácticamente pero evidentemente por muy feliz que uno sea siempre hay momentos).

Estas Navidades, no se como, descubrí el canal en YouTube de Mireya (@miss_lios de XXL a M) y me hizo reflexionar mucho, mucho, mucho.

Si me estás leyendo, te lo vuelvo a repetir, para mi ha sido toda una suerte encontrarte.

Ella me dio la motivación para decidir que había llegado la hora de cambiar, que necesitaba dar el paso para perder peso.

Decidí hacerlo y fallé.

Meses más tarde yo seguía viendo los vídeos de Mireya con admiración pero no estaba psicológicamente preparada, y descubrí esta comunidad genial en instagram que terminó de darme la fuerza.

Estuve meses corrigiendo y modificando mis hábitos alimenticios y queriendo hacer ejercicio pero era incapaz de hacerlo todo a la vez, así que decidí trabajar mi interior, trabajé mucho con mi mente, con mi autoestima (cosa más complicada que ha día de hoy tengo que dedicar tiempo) y entonces pude.

Di con un grupo de personas que me ayudó mucho y empecé el blog, la historia que ya conocéis está aquí.

No he ido nunca a un psicólogo ni me he medicado.

Respeto muchísimo a las personas y comprendo que han tomado esa decisión, siempre que se precise hay que ponerse en manos de un especialista.

Actualmente no considero que yo lo necesite.

He tenido en estos 100 días ataques de ansiedad, nervios y temores y no he vuelto a comer compulsivamente ni a escondidas en bastante tiempo, he estado a punto de hacerlo, muchas veces, muchas... y si bien es cierto que como hace poco os conté tuve en mis vacaciones ese "como lo que quiero porque estoy de vacaciones" no he sentido la necesidad.

Hace dos semanas que volvimos y eso se quedó en la casita de la playa.

Os he contado mis errores y debilidades, mis fallos y creo que es importante reconocerlos, no ante los demás, sino ante uno mismo.

Puede que haya gente que piense que por ser comedora yo necesite ayuda profesional, un psicólogo, pastillas y una dieta estricta.

He dedicado muchísimo tiempo a conocerme a mi misma, años, y a adoptar una actitud positiva ante la vida, o al menos lo más positiva que yo puedo. Tengo momentos, como todos pero procuro siempre minimizar los efectos de las cosas malas.

Para mi el dragón (lo simbolizo así) de la comedora compulsiva está dentro de mi, y lo estará siempre. Tengo 26 años y espero tener una vida muy muy larga y por eso se que puedo recaer en cualquier momento.

Ese dragón está dentro de mi, creció en mi y vive en mi...y morirá en mi el día que yo lo haga. Mientras tanto espero que duerma plácidamente durante muchos, muchos, muchísimos años ( y si este quiere entrar en un como irreversible mejor ;))

Comentarios

  1. Hola Maba! Cómo estás? Quizas este sea un mensaje largo, por lo que de por sí me disculpo.
    Me llamo Carolina y soy de Buenos Aires, Argentina. Estamos lejos, pero a la vez nos acerca un mismo problema: la obesidad.
    Actualmente peso 85 kilos, y mido 1.63. Empecé el mes pesando 89.7, asi que estoy contenta con lo que he logrado en estas 3 semanas. Y honestamente ha sido todo un esfuerzo, pero que se me ha hecho mucho mas llevadero gracias a este mundo de los blogs y canales de youtube sobre chicas que tienen o han tenido el mismo problema que yo. Ya he visto a Yolanda y a Mireya y realmente me han ayudado a motivarme. También me sumé a un foro donde hay gente como yo, que esta en proceso de descenso de peso y me ayudó mucho también. Y bueno, finalmente caí en tu canal de youtube y blog, y por supuesto que también me ayudan a motivarme para seguir con esto. Voy a una médica nutricionista que me da una dieta etc, pero honestamente? lo hago para que me controle el peso. Yo siempre he sido gorda y he intentado miles de dietas. Nunca funcionaron. Creo que ahora es diferente porque quiero ELEGIR comer bien. Cuando hacía dietas anteriormente mi cabeza pensaba "que voy a hacer cuando termine? yo sigo queriendo comer como antes." Y ahora estoy probando cosas nuevas para no volver a caer en eso. Pienso desechar en gran parte las harinas blancas por ejemplo, que me detonan. No quiero llamarlo healthy life, porque fumo y tomo coca light jaja. Pero por algo se empieza, verdad?
    En fin solo quiero decirte que leerte me motiva a seguir, a no bajar los brazos. Y te quería agradecer por eso.
    Espero que leas el comentario y seguiré leyendote y comentandote (aunque no tan largo, prometo! jaja).
    Animos que se puede!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Desde Buenos Aires? Madre mia!! No se que decir, ni mucho menos he imaginado que alguien pudiera leer mis desvaríos desde el otro lado del "charco".

    Es todo un honor! Mucho ánimo con tu propósito, todo en esta vida se puede conseguir, yo lo estoy intentando, y te aseguro que es mi intento nº 9238578435879375 xD y de veras que mientras haya una persona leyendo yo seguiré escribiendo.

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno que no te sorprenda! Cuando se trata de este problema no hay barreras. Además España es un país que aprecio mucho y al que he ido varias veces porque mi hermano hace 10 años que vive allí, por Alicante. Cuando las escucho hablar cada vez me doy cuenta que tiene más y más acento español él! jaja.

      Aquí sigo, he bajado medio kilo esta semana, asi que sigo en carrera! Jaja. Espero un nuevo video y post pronto :) Saludos!!

      Eliminar
  3. Anónimo4/10/13 4:23

    Jolines, me he sentido muy identificada contigo en muchas de las cosas que escribes! Yo estoy empezando como quien dice de nuevo y me queda todavía mucho por delante, así que por aquí estaremos! ^^ mucho ánimo :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares